jueves, 25 de noviembre de 2010

Totto 
Totto es una reconocida marca colombiana líder en el diseño y producción de maletines, billeteras, ropa  y accesorios que ha acompañado a varias generaciones desde 1987 hasta hoy. Su filosofía está enmarcada dentro de un concepto casual, joven, contemporáneo, y de inspiración deportiva.  

Nalsani S.A (Empresa Multinacional con 20 años en el mercado, dedicada a la confección y distribución de ropa, maletines y accesorios).  Nació en 1987 con la compra de  una fábrica de artículos de cuero marca LAND, que tenía alrededor de 40 empleados de planta y exportaba sus productos principalmente a los Estados Unidos. El Ingeniero Industrial que compró esta empresa, inició una aventura por todo el mundo para conocer de primera mano, las oportunidades que ofrecía en ese entonces el mercado internacional.  

A su regreso a Colombia, se desarrolló la primera colección llamada Classic, y con esta comenzó la trayectoria de esta marca y se  tomó la decisión más importante: bautizar a la nueva empresa con el nombre TOTTO, en honor de Toto, una emblemática banda de rock de los años ochenta y se inicia la primera campaña publicitaria con el eslogan “me gusta mi Totto porque le cabe Totto”

En 1989, se dio inicio a exportaciones hacia países como Estados Unidos, Japón, Hong Kong, Inglaterra, Australia, Canadá, Singapur, México, entre  otros y se logró una distribución de la línea de maletines y accesorios por las principales ciudades de todo el territorio colombiano.

Durante la Feria "Colombian Lether Show", se presenta  la colección en cuero marca Totto. Obtienen la licencia de Walt Disney para fabricar maletines y accesorios. Creándose la colección infantil Totto.  En este mismo año se inaugura el primer punto de venta directo de fábrica y la campaña publicitaria cambia el nombre a “Totto calidad ante Totto”.

En 1990, Nalsani S.A. lanza la primera colección de ropa deportiva Totto sport con la cual nace el concepto Outdoor.

Entre 1990 y 1997, Nalsani S.A. inaugura más de 40 puntos directos de venta en las principales ciudades de Colombia. En Bogotá: Galerías, Granahorrar, Chapinero, Bulevar, Unicentro, Carrera novena, Andino, Cedritos, Venecia, Centro Suba y Calle 13; también se inauguraron puntos de venta en Antioquia, Valle del Cauca, Cali, Santander, Viejo Caldas y la Costa Atlántica, a través de sus distribuidores mayoristas y se abre la primera tienda internacional en Quito – Ecuador. En San Josè de Costa Rica, abre sus puertas la primera tienda Totto, bajo el sistema de franquicias.

En esta época “TOTTO, Ciudadanos del mundo”, es la frase que identifica la nueva campaña publicitaria. Y se abre la primera tienda TOTTO en costa rica bajo el sistema de franquicias.

En 1997, Nalsani S.A. recibe la Orden Manobi  del Ministerio del Medio Ambiente por su aporte en la conservación de los Parques Naturales de Colombia y se le otorga la Mención de Honor Carlos Lleras Restrepo en la categoría de diseño.

En el año 2000 La compañía da otro giro a sus canales de distribución y empieza a operar como franquiciante. Este nuevo esquema se convierte en una de las principales herramientas que hoy tiene la compañía para expandir geográficamente el alcance de sus productos. Y el mensaje publicitario de la marca ahora es “TOTTO Aire Fresco”.

En el año 2001 Se lanza Giro y Avanced, nuevas colecciones de TOTTO para viaje y ejecutivos y se inicia el desarrollo de la línea femenina de Ropa. “Totto o Nada”  es el eslogan de la nueva campaña publicitaria de la marca. Se inaugura la planta de producción de camisetas y TOTTO copatrocina expedición Manantial Everest.
En el 2003 la marca continua apoyando y patrocinando a deportistas colombianos y eventos deportivos y La API y MEPT, nos reconocen con el premio a la mejor empresa colombiana para trabajar.

Anualmente, TOTTO abre 70 tiendas dentro y fuera del país, lo que le permite contar con poco más de 300 puntos de venta y cuyo objetivo para el 2015 es tener 700 alrededor del mundo. Su activo más preciado son los morrales, cuya participación en el mercado llega a poco más del 45%, y entre billeteras, gorras y canguros, alcanzan el 65% de las ventas de accesorios.

Totto siempre se ha caracterizado por hacer una publicidad con unos eslóganes en los que se utiliza el juego de palabras para el posicionamiento (Totto o nada). También se ha trabajado en todos los frentes para cuidar que la marca no sufra modificaciones o transformaciones. Cualquier esfuerzo publicitario tiene que ir dentro de los delineamientos corporativos.

Así mismo, al desarrollar las campañas en medios masivos se buscó vender los atributos de los productos con calidad. El consumidor entendió que Totto como tal es durable, resistente y con muy buena calidad, y estos atributos son lo más destacado en los estudios que realizaron.

Las campañas se apoyaron inicialmente en cuñas radiales por lo sonoro de la marca, y el juego de palabras con jingles, también se pautó en comerciales de televisión, y por último en periódicos y revistas. Para proyectar a Totto se vendió beneficio más calidad de productos. En lo referente a posicionamiento, con este trabajo publicitario la marca comenzó a ganarse un espacio en el mercado gracias a los atributos del producto.

Pero para ir más allá, la compañía realizó varios estudios de genética de marcas para comprender mucho más el nombre de Totto en su forma y contenido. Además, en ese proceso se buscó una nueva agencia de publicidad y al final se escogió a Publicis, que se encargó de darle un vuelco al concepto pero reposicionando la marca.

 La marca “TOTTO” contó desde su nacimiento con un nombre y un logotipo corto, sonoro, diferenciado y memorable. , y con una fuerte expresión visual; esto, a través de los años, le ha generado un espacio muy importante de reconocimiento en la mente de los consumidores. Sin embargo, carecía de una identidad visual que proyectara su filosofía.

 Es así entonces como en el 2002 la empresa Brandingdang  es encargada del rediseño de la marca y cambia la anterior imagen a un  logosímbolo con el concepto de Viajero Urbano, los elementos esenciales de la identidad original, fueron integrados a un nuevo símbolo y logotipo que reflejan el carácter juvenil, natural y dinámico de la marca.


El impacto y simpatía de la nueva identidad visual, han conseguido unos niveles de recordación en Colombia que superan el 80%, y lo que es más importante, han establecido una estrecha relación emocional con el consumidor.

La coherencia en los mensajes, sumada a las campañas dinámicas en medios masivos, ha llevado a que la marca logre altos niveles de fidelidad, incluso internacionalmente.  Totto siempre ha mantenido una comunicación con su target a través de los medios convencionales ATL, con lo que se logró un posicionamiento. La estrategia de las campañas de publicidad apoyadas en los medios masivos fue consistente y eficaz, sobre todo en aquellos períodos del año donde las ventas se incrementan.

Así mismo, para hacer más efectiva la fidelidad hacia la marca TOTTO, se han trazado varias estrategias BTL, mediante las cuales se desarrolla experiencia de marca en los puntos de venta.

En el 2003  Continúan apoyando y patrocinando deportistas colombianos y eventos deportivos, se inicia el proceso de certificación ISO 9001 versión 2000. La API y MEPT, reconocen a TOTTO con el premio a la mejor empresa colombiana para trabajar.

En el 2004 TOTTO inicia el cambio de la imagen de sus tiendas, patrocina al equipo olímpico colombiano en Athenas y lanza exitosamente las líneas de relojes Totto.

En el 2006 TOTTO gana el premio lápiz de acero de la revista proyecto diseño en la categoría POP como mejor vitrina de lentes 2005 y lanza su línea de fragancias en la época de amor y amistad.

En el 2007 los primeros 20 años de TOTTO se hace  co-branding con Renault y sale al mercado una edición de Twingo Totto. Nace un nuevo concepto en la publicidad: UNCONDITIONAL TOTTO.

En el año 2008 TOTTO lanzó al mercado “Totto Tú, una nueva extensión de marca con la que pretende conquistar  al público más joven,  con novedosos y modernos diseños.

Tras varios años de realizar colecciones donde se incluyen productos para niños y después de tener una amplia acogida dentro de este público, Totto crea una extensión de marca  dirigida y enfocada a niños y niñas entre 8 y 12 años que encontrarán en TOTTO Tú un estilo único y diferente.

TOTTO Tú conquistará a los niños  con sus tres líneas de negocio: ropa, maletines y accesorios, los cuales hacen gala de estilos vanguardistas, modernos y únicos,  pero sin olvidar lo estético, lo práctico y lo funcional.

Andrés Monroy, gerente corporativo de mercadeo, afirma que hoy la marca tiene el 80% del top of mind de preferencia que es el equivalente a nombres como Colgate o Fruco.

Actualmente TOTTO se ha posicionado gracias a su calidad, funcionalidad, tecnología y a una acertada investigación de mercados y tendencias de moda en países como Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Ecuador, Perú, Chile, Puerto Rico, Bolivia, Venezuela y Colombia contando ya con 360 internacionalmente.


Misión

Ser la organización líder en el desarrollo, producción y comercialización de productos de excelente calidad, dentro de un mercado global, fortaleciendo nuestra marca TOTTO y promoviendo el desarrollo integral de nuestro personal, clientes, proveedores, colaboradores y accionistas, logrando crecimiento, rentabilidad y solidez, con responsabilidad social.

Visión

Ser la marca más deseada por los viajeros urbanos.

Política De Calidad

Nuestro concepto TOTTO sólo estará en productos de calidad y diseño superior, fundamentado en los principios de mejora continua, con un alto valor agregado a los canales, clientes y usuarios, con la oportunidad requerida y a los precios competitivos del mercado en que nos encontremos.







GOLTY
HISTORIA: En 1950 Manuel Escobar, Eduardo Martínez y Margot de Martínez crearon la empresa Escobar & Martínez S.A. Se especializó en la utilización de caucho como materia prima. Mas, sin embargo, la fabricación de balones comenzó en 1980 con Adidas, luego de ocho años comenzó a fabricar la marca GOLTY con la cual ha ganado un alto reconocimiento en la fabricación de artículos deportivos en Colombia, Venezuela, Ecuador, Costa Rica y Perú.
IMPORTANCIA: La marca GOLTY,  ha tenido una gran importancia en Colombia, debido a que el balón de marca GOLTY, es el balón oficial del Federación Colombiana de Futbol y de la DIMAYOR. El balón de baloncesto GOLTY es el balón oficial de la Confederación  Suramericana de Baloncesto COSUBASQUET, también de las federaciones de profesionales de baloncesto de Colombia y Venezuela; por último de la liga profesional de Venezuela LPB. Las federaciones de futbol de salón de Colombia, Venezuela y Ecuador, también tienen como marca de balones oficiales a los balones de futbol de salón GOLTY. Por último el balón de futbol sala de GOLTY hace parte de las federaciones de futbol sala de Colombia, Ecuador y Bolivia.
GOLTY ha sido el balón oficial de la Federación Colombiana de Futbol y de la Selección Colombia, en las tres clasificaciones a los mundiales en las últimas décadas dándole la aprobación de calidad de la FIFA, FIFA INSPECT.
SECTOR: El sector en el que se desarrolla la marca es el sector deportivo creando balones, guantes, y demás accesorios deportivos. Los balones son sus artículos deportivos más importantes ya que gracias a estos la marca ha ganado un gran reconocimiento en varios países latinoamericanos convirtiéndose en la marca de balones oficiales tanto en baloncesto, como futbol sala, futbol de salón, pero sobre todo en fútbol.



ARTURO CALLE

Este hombre que, a pesar de llevar varias décadas radicado en Bogotá, no ha perdido ni un ápice de su acento paisa, es un verdadero ejemplo de tenacidad, trabajo, visión y buen mercadeo. Su marca, Arturo Calle, es un referente de moda, economía y calidad. Recibió a FUCSIA en una charla en la que hizo gala de una de sus mejores cualidades: la de ser un excelente conversador.

Comencemos por el tema de moda. ¿A la industria textil y de confecciones en Colombia, ya la afectó la crisis económica mundial?
Sí. Indudablemente, no solamente en la industria textil y de las confecciones, sino en toda la industria colombiana, ya se siente el efecto de la recesión mundial, pero le cuento que yo presiento que afortunadamente no durará mucho tiempo y que muy pronto veremos la luz al final del túnel.

¿Cuáles serán las mayores falencias de nuestro país para la industria de la confección en general?
Dos muy concretas. La falta de una industria nacional textil (paños, telas, géneros) grande, de calidad y competitiva; y las altas tasas de intereses a la industria en general.

Vamos al origen de la empresa Arturo Calle. ¿Por qué un paisa tan raizal como usted, decide, siendo prácticamente un niño, venirse y radicarse aquí, en Bogotá?

Efectivamente, yo tenía 20 años, en mi casa éramos nueve hermanos, la situación no era muy boyante que dijéramos y, como buen paisa, me vine a buscar mejor suerte aquí en la capital. Y fíjese, José Gabriel, que el primer puesto que conseguí, fue en un pequeñísimo local de ropa masculina, que quedaba ubicado cerca de la Estación de la Sabana, me acuerdo que se llamaba La Camisita y, sin exagerarle, no creo que tuviera más de diez metros cuadrados de área.

¿Y cuando llegó a la independencia?
Como es la vida. El dueño de ese almacén, que ya me había nombrado administrador, tenía también una agencia distribuidora de confecciones, cuya bodega se incendió completamente un día, y lo poco que se salvó yo se lo negocié a la Compañía de Seguros. Y si hablamos en pesos de la época, yo lo compré por $10.000 y logré venderlo al muy poco tiempo por más o menos $100.000. Y como diría el chiste bobo, con ese 1 por ciento de utilidad, yo me comencé a bandear en la vida.

Pero, ¿cuando nació la firma Arturo Calle como tal?
Como le contaba, mi primer almacén se llamaba La Camisita, pero como no me gustan mucho los diminutivos, mi primer jefe a quien yo le compré ese almacén, me recomendó el nombre de Danté, que según sus propias palabras, era el nombre de un almacén de prendas masculinas muy “sofistiqué” que existía en Panamá. Y así le pusimos. Pero con el tiempo, un amigo me sugirió que para una mejor recordación de marca (técnicas de mercadeo, que yo para esa época desconocía totalmente) le pusiera mi nombre que era corto y muy llamativo. Me convenció, diseñamos el primer logotipo, y así nació, en pleno centro de Bogotá, el primer almacén Arturo Calle de esta empresa, que hoy debo reconocer con modestia, es orgullo de Colombia en el mundo.

¿Quién le confeccionaba la ropa?
En esa época el comercio no confeccionaba, sino simplemente comercializaba las prendas y marcas que fabricaban algunos centros de producción especializados, en Barranquilla, Medellín y Pereira. Como sería el caso de Puritan, Van Heusen, Bacarat, Jarcan. Uno no tenía marca propia.

Entonces, ¿cuándo se lanzó a producir usted mismo su línea Arturo Calle?
Cuando comenzamos a crecer, vimos que no era sano depender de esos proveedores, y que era paso obligado comenzar a producir una propia línea de ropa. Entonces fue ahí cuando me dediqué a buscar fábricas que por maquila me produjeran mi línea de ropa sport, mis trajes para caballero y, más tarde, mi propio calzado. Yo les entregaba las materias primas, mis marquillas, mis diseños y ellos me los confeccionaban.

¿Y después qué vino?
Ahí, ya en esa etapa, es cuando di el gran salto. Ya conociendo varios fabricantes que me hacían maquila, tomé la decisión de asociarme ‘50 y 50’ con tres de ellos. Una empresa en Pereira nos fabrica la ropa casual y de sport y otras dos en Bogotá: una, los vestidos, pantalones y chaquetas para hombre; y la otra, los artículos de cuero. Así yo termino, de alguna manera, produciéndome toda mi línea de productos.

Don Arturo, tengo entendido que Arturo Calle no es una sociedad ni limitada, ni anónima, ni en comandita por acciones, sino que es usted como persona natural, ¿por qué?
Hasta el momento, así es. Y le voy a explicar por qué. Porque cuando uno comienza es muy bueno ser el amo y señor de todas sus cosas (risas…), pero creo que ya me llegó el tiempo de convertir a Arturo Calle en una sociedad anónima, donde sus promotores, directores y dueños vayan a ser mis hijos, todos los cuales están vinculados anímica, profesional y laboralmente a esta pujante empresa. Uno algún día tiene que irse de este mundo, entregándole a sus hijos todo lo que tiene.

Entre Arturo Calle y sus tres empresas productoras, ¿cuánto empleo genera?
Para la temporada normal unos 4.500 y en temporada alta sube a unos 6.000, aproximadamente.

¿Es cierto que usted nunca entra a un almacén cuando está abierto al público?
Sí, esa es una maña que yo tengo. Resulta que para mí, cualquiera de mis almacenes es una obra de arte, y claro, cuando está abierto al público, pues hay camisas abiertas encima de los mostradores, vestidos sobre los muebles para ser probados por la clientela, en fin… y ese desorden, inevitable por supuesto, me produce mucho impacto. Así que sólo visito a mis almacenes cuando están cerrados, perfectos, en total orden y pulcritud, listos para recibir a nuestro público.

Yo sé que a usted le han hecho muchas ofertas para exportar su línea de ropa a los cinco continentes. ¿Por qué se ha resistido a hacerlo? ¿Por qué no ha dado ese paso?
Hasta el momento no lo hemos hecho, porque toda nuestra capacidad de producción la absorbe el mercado nacional. Y éste es a quien me debo. Pero, desde luego, a corto plazo tendré que dar ese paso, para exportar nuestra marca y nuestra línea. Pero cuando lo hagamos, trataremos de hacerlo de la mejor manera posible, como hasta el momento creemos haberlo hecho aquí en Colombia. Y lo haremos buscando grandes cadenas que nos distribuyan en forma exclusiva nuestra línea, diseños y productos, mediante el sistema de franquicia. Así que le tengo ‘la chiva’, José Gabriel, que en poco tiempo la marca Arturo Calle, estará en el mundo entero.

¿Por qué no producir la línea femenina?
Algún día habrá que hacerse. Se vende más la ropa femenina y es mucho más rentable. Pero yo creo que ese proyecto ya lo tendrán que llevar a cabo mis hijos. El único consejo que les daría, es que el día que lo hagan, inauguren el mismo día y a la misma hora, por lo menos 30 almacenes en todo el país. Eso de uno en uno no funciona, José Gabriel. Se lo digo por experiencia, acuérdese que yo en relativamente pocos años, pasé de un almacén de ocho metros cuadrados a
manejar más de 120 mil.

¿Qué piensa de la llegada de Zara a Colombia?
Para mí no es competencia, sino una empresa colega. Siento gran orgullo de competir ‘de tú a tú’ en Colombia, con la empresa de confecciones más grande del mundo. Ellos están en lo suyo, yo estoy en lo mío. Nos respetamos mutuamente.

En el mundo de la moda, ¿a qué mujer admira en Colombia?
Sin dudarlo le contesto su pregunta: a Silvia Tcherassi, por su profesionalismo, por su talento, por su capacidad de innovación, por su sencillez.

Ya para terminar, en materia social, ¿qué está haciendo Arturo Calle?
¡Huy, José Gabriel!, en el tema social, si yo le contara lo que ésta compañía está haciendo en este aspecto y lo que todos los empresarios de este país tenemos la obligación de hacer en este campo, se nos irían por lo menos tres horas más de conversación. En este tema sí que hay “tela de dónde cortar”. Otro día le cuento las bellezas que estamos haciendo en esa materia de ayuda social.

Pero antes de irse, déjeme probarle un vestido nuestro, para ver si deja la “mañita” esa de mandarse a hacer la ropa sobre medidas. Es que hoy en día, si uno tiene a una persona y a una empresa como Arturo Calle, ¿para qué acudir a algunos sastres?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada